Draconianos Baaz (Oropel):

Considerados débiles tanto de mente como de ca­rácter, los draconianos baaz son los hombres dragón más numerosos. Los baaz suelen ser indisciplinados y les gusta la bebida y la fiesta, un rasgo explotado a menudo por los comandantes humanos para hacer que entren en un frenesí antes de la batalla.

Personalidad: los varones baaz suelen ser superfi­ciales, egoístas y sádicos. Viven por los placeres de la carne, dedicándose a buscar alborotos cuando no es­tán luchando. Las mujeres baaz suelen ser mucho más calmadas y diplomáticas, con mentes bien organizadas y aversión por los placeres toscos; aunque encuentran tales cualidades atractivas en los varones.

Descripción física: los baaz tienen la forma gene­ral de un humanoide con pies de lagarto y manos con garras, finas alas semejantes a las de un dragón y una cola corta y rechoncha. Su piel escamosa tiene un bri­llante color de latón cuando acaban de salir del huevo, pero se apaga y cambia hacia el verde a medida que crecen. Los baaz tienen el morro despuntado y dragonil, lleno de dientecillos afilados, y los ojos de color ro­jo brillante, lo que les proporciona una apariencia más bien siniestra. A simple vista no hay demasiadas dife­rencias entre los varones y las mujeres, excepto que es­tas últimas suelen ser de constitución más ligera.

* Puesto que los Baaz descienden de Dragones de Oropel (Latón) comparten muchos rasgos físicos con esta raza de dragón:

– Su cráneo posee una enorme placa aflautada que se extiende hacia atrás desde las cavidades de los ojos, la frente y las mejillas. Esta placa de una sola pieza tiene la forma de un arado. También muestra unos cuernos afilados en el mentón que van afilándose con la edad.

– Tiene unos labios ágiles y expresivos y una larga lengua bífida.

– Conforme van envejeciendo, sus pupilas van desapareciendo hasta que sus ojos parece dos esferas de metal fundido.

– Otro rasgo físico heredado de los Dragones de Oropel es la característica forma de sus alas. Son cortas, como las de una raya marina. Están compuestas por una falange alar, mientras que el resto del ala está sustentada por espinas dorsales en forma de largas púas perpendiculares a la columna, con un control muscular limitado. Abarcan ininterrumpidamente desde sus hombros hasta la punta de la colo, es decir, el ala se prolonga gracias a esas espinas hasta el extremo de su cola. Sus alas, al igual que el resto de las protuberancias de su reptiliano cuerpo, son de color verde moteado donde se unen al cuerpo, y las puntas van tornándose rojizas con la edad.

– Los baaz poseen un olor fuerte y picante, que recuerda al del metal caliente o al olor de la arena del desierto.

A los draconianos baaz les gusta la ropa llama­tiva y ornamentada, pero pueden disfrazarse tosca­mente como humanos o elfos vistiendo ropas am­plias y capas con capucha.

Relaciones: la primera generación de draconia­nos que luchó durante la Guerra de la Lanza fue cria­da y entrenada para odiar a todas las razas de Krynn (especialmente a los elfos), excepto las que servían a la Reina Oscura. Después de la guerra fueron incapa­ces de abandonar sus creencias. Vivieron en ruinas lejos de la civilización o en edificios abandonados de asentamientos humanos, disfrazándose para evitar ser descubiertos. Algunos se unieron a bandas de forajidos que vivían del latrocinio, la rapiña y el asesi­nato.

Después de la Guerra de Caos, muchos baaz sir­vieron a los Señores de los dragones recién llegados, mientras que otros emigraron a la nueva nación dra­coniana formada en Teyr. La nueva generación de draconianos nacida durante la Era de los mortales es mucho más abierta, aunque normalmente hereda el odio de sus progenitores hacia los elfos.

Alineamiento: los draconianos baaz suelen ser malignos y tienden hacia la neutralidad en relación a la ley y el caos. Muchos baaz de la Era de los morta­les han adoptado una disposición más neutral, y un raro puñado (llamados “regresivos”) reflejan el alinea­miento bueno de sus antepasados dragones de latón.

Tierras de los baaz: a principios de la Era de los mortales se fundó una nación draconiana en Teyr, y baaz supervivientes de todo Ansalon tomaron por derecho el lugar que les corresponde como una au­téntica raza de Krynn.

* Pese a que al principio de su existencia no poseían tierras propias, y que hasta la Era de lo Mortales y la creación de la comunidad de Teyr no consiguieron tener una comunidad propia, al igual que los Dragones de Oropel, los Baaz muestran preferencia por regiones cálidas y secas, áridas y calurosas, como los desiertos, aunque pueden vivir en cualquier tipo de terreno.

Religión: a principios de la Era de los mortales, los baaz, como otros draconianos, empezaron a re­chazar sus enseñanzas iniciales y se dieron cuenta de que Takhisis los había traicionado. Después de la Guerra de los espíritus se alegraron al librarse de la Reina oscura, aunque ahora busquen otro dios para reemplazarla en sus plegarias.

Idioma: los draconianos no tienen idioma pro­pio, sino que aprendieron el lenguaje de los clérigos nerakianos. Debido a su entrenamiento permanente y a su organización militar, su habla incorpora argot y tecnicismos militares.

Nombres: la primera generación de draconianos llevaba los nombres asignados por sus creadores, que reflejaban la cultura nerakiana y su idioma. Debido a su intenso entrenamiento y su largo servicio como milita­res, los baaz (y otros draconianos) poseen un nombre, un rango y un regimiento asignado. Esto se convirtió en parte de la convención para denominar a los draco­nianos de Teyr, que dan un nombre a sus hijos cuando nacen. Al unirse al servicio militar, los baaz obtienen “apellidos” que reflejan su rango y regimiento. Los nombres de los baaz no hacen diferencias entre sexos.

Nombres de baaz: Agrel, Cresel, Drugo, Fol- keth, Holkforth, Krelkith, Pulk, Riel, Urul, Viernes.

Aventureros: algunos baaz abandonan la vida reglamentada del militar para emprender un estilo de vida viajero. Otros se marcan una gran meta y es­tán dispuestos a viajar incontables millas y esperar años para cumplir su misión. Los baaz aventureros a menudo se disfrazan para ser aceptados en un mun­do que odia a los draconianos.

Fuente: “Escenario de Campaña Dragonlance D&D 3.5”.

* Los Baaz con el paso de los años: Aunque con el paso de los años se han empezado a dar casos de Baaz que empiezan a cuestionarse su actitud malévola, e incluso unos pocos (muy pocos) han empezado a mostrar tendencias hacia el bien. Aún así, la prácticamente totalidad de los Baaz siguen siendo ruines y malvados.

* Estos párrafos describen aspectos no oficiales de los Baaz, pero que yo empleo en mi campaña. La mayoría de estas explicaciones son descripciones anatómicas de los Baaz, heredaros de los Dragones de Oropel. Señalar que en mi campaña de la Dragonlance para las reglas de Pathfinder sigo usando los rasgos físicos de los dragones de D&D, en lugar de las descripciones de Pathfinder, simplemente porque me gustan más.

Rasgos raciales de los Draconianos Baaz según las diferentes ediciones de las reglas de D&D y Pathfidner:
Icono_D&D_3ª-3.5 Icono_Pathfinder
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s