3 – Elfos Kalanesti (kagonesti, “Elfos Salvajes”):

Kagonesti (2)

En los libros en inglés de la Dragonlance a esta raza de elfos se le llama “kagonesti”. Por razones evidentes, en el Escenario de Campaña de la Dragonlance para D&D 3.5 en Castellano el nombre de esta raza ha sido sustituido por otro que suena mejor: “Kalanesti”.

Los kalanesti, o elfos salvajes, tienen su hogar en los bosques y creen que cada criatura y objeto, desde in­sectos y pájaros a ríos y nubes, posee un espíritu. Res­petan a estos espíritus y saben que, a cambio, los espí­ritus los respetan a ellos.

.

  • Personalidad: los kalanesti creen que sólo puede conseguirse una existencia feliz viviendo en armonía con la naturaleza. Apasionados y orgullosos, quieren que los dejen tranquilos. Debido a la expansión de las naciones humanas y el maltrato de sus parientes elfos, los kalanesti han sido expulsados de sus hogares en el bosque y obligados a vivir en un mundo que no les gusta ni comprenden. A diferencia de sus parientes más plácidos, los kalanesti pueden tener mal genio y ser feroces cuando se los presiona.
  • Descripción física: aunque son más bajos que sus primos silvanesti y qualinesti, los kalanesti son mucho más musculosos que el resto de elfos. Tienen la piel morena su pelo suele ser oscuro, variando del negro hasta el castaño claro, aunque a veces nace un kala­nesti con el pelo blanco plateado; la herencia de algún antepasado lejano. Los kalanesti puros tienen los ojos de color marrón dorado. Los kalanesti se visten con ropa de cuero deco­rada con pesados flecos (que consideran una protec­ción contra los espíritus malignos), plumas (que, se­gún piensan, traen buena suerte) y turquesas (simbolizando tanto el cielo como la tierra). Los ka­lanesti se pintan o tatúan dibujos elaborados en la piel expuesta. Tales dibujos pueden estar relaciona­dos con la familia o tener un significado más espiri­tual. Los kalanesti llegan a la edad adulta a aproxi­madamente los 70 años de edad y pueden vivir unos 500 años, aunque algunos han alcanzado la edad de 700 años o más.
  • Relaciones: los kalanesti son precavidos con to­dos los extraños, y la historia les ha demostrado que tienen buenas razones para ello. Los humanos cortan los árboles para levantar villas y cazan animales por deporte, mientras que los enanos usan los árboles co­mo combustible para sus forjas, y los ogros se deleitan torturando y asesinando. Incluso ven con suspicacia al resto de los elfos, ya que los silvanesti y qualinesti les tratan como niños bárbaros a los que se les debe “en­señar” cómo vivir adecuadamente.
  • Alineamiento: a diferencia del resto de elfos, que tienden hacia el bien, los kalanesti tienen una disposición más equilibrada y neutral que han obte­nido al vivir en armonía con la naturaleza. Aunque alguno de ellos muestra una personalidad más legal o caótica, en conjunto consiguen mantener el equili­brio. A los kalanesti les preocupa el bienestar de to­dos los seres y todas las cosas y, por tanto, a menu­do son buenos. Como con todos los elfos, los kalanesti malignos son marginados de la sociedad y se convierten en elfos oscuros.
  • Tierras de los kalanesti: los kalanesti han habita­do tradicionalmente los bosques de Ergoth del sur, pe­ro no tienen asentamientos permanentes. Sus estruc­turas están hechas de cuero y madera ligera. Cada villa es el hogar de una tribu o de varias familias emparen­tadas, centradas alrededor de un jefe (el miembro más viejo y sabio de la tribu) que toma las decisiones por el bien de la comunidad. Los kalanesti sobrevivieron al surgimiento del im­perio ergothiano, a la separación de su bosque del res­to del continente durante el Cataclismo, al avance de los ejércitos de los dragones e incluso consiguieron re­sistir la tiranía del Dragón supremo Gelidus. Dentro de todo, los kalanesti han sufrido más debido a la in­terferencia y arrogancia de sus propios parientes, los silvanesti y qualinesti, que quieren “civilizar” a sus pri­mos bárbaros.
  • Religión: los kalanesti adoran a las deidades de la luz y del equilibrio y respetan a los dioses de la oscuri­dad desde una distancia prudente. Tienen una relación más personal con los tres dioses de la naturaleza: Habbakuk, el Fénix azul y dios de la vida animal; Branchala (o Astra), Canción de la vida y deidad de los bosques; y Chislev, la diosa de la naturaleza y las bestias.
  • Idioma: el idioma de los kalanesti es una combi­nación de elfo antiguo y el idioma silvano de las fatas y criaturas del bosque. Este idioma no tiene forma es­crita, pero usa una forma de pictografía que sirve co­mo mecanismo mnemotécnico para sus narradores y chamanes.
  • Nombres: los padres de cada niño kalanesti le dan un nombre que refleja uno de sus rasgos o una ca­racterística que recuerda algún aspecto de la naturale­za. Después de pasar un ritual, los kalanesti adoptan un nuevo nombre para indicar que ya son adultos. Los kalanesti llegan a este punto a los 70 años, aunque al­gunos lo consiguen mucho más pronto. No es raro que los kalanesti se cambien de nombre varias veces a lo largo de sus longevas vidas, cada nombre reflejando un acontecimiento importante.
  • Nombres de varón: Caminante de la sombra, Ciervo blanco. Corazón salvaje, Dos lunas, Felino ca­zador, Halcón de la noche, Hoja verde, Lobo acecha­dor, Mensajero del agua, Pájaro negro.
  • Nombres de mujer: Alba enlutada, Arroyo risue­ño, Cierva gentil, Corazón orgulloso, Leona, Madera de fresno, Melena azabache, Ojos de estrella, Sauce llorón, Viento susurrante.
  • Aventureros: la mayoría de kalanesti sólo aban­donan su hogar en los bosques por temor a represalias, pero algunos sienten la necesidad de explorar. La ma­yoría de aventureros kalanesti son exploradores, gue­rreros y bárbaros, ya que a menudo se ven obligados a luchar para mantener seguros sus bosques. Los kala­nesti capturados por los elfos “civilizados” pueden tra­bajar como sirvientes o guardaespaldas y viajar con sus amos. A esta raza de elfos les atrae convertirse en clérigo (o druida) de las tres deidades de la naturaleza. Estos elfos desconfían de los magos y muy pocos de ellos se someten a la Prueba de la Alta hechicería; y ca­si todos los que lo hacen eligen la túnica blanca. Con la llegada de la Era de los mortales, algunos kalanesti se convirtieron en místicos y hechiceros, pero son re­lativamente raros.
Rasgos raciales de los Elfos Kalanesti según las diferentes ediciones de las reglas de D&D y Pathfinder:
Icono_D&D_3ª-3.5 Icono_Pathfinder
Fuente: Escenario de Campaña de la Dragonlance 3.5.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s